Banksy, el ícono internacional británico

De las exposiciones que he visitado, podré olvidar -o ya habré olvidado- algunas de las innumerables piezas que he visto en galerías, ferias o museos. Sin embargo, hay obras que sin duda se quedaron en mi retina, si no en mi memoria. Las que recuerdo con nostalgia, las que recuerdo con rabia o que incluso provocaron alguna carcajada, de las que nunca olvidaré un título ingenioso o su historia al rededor.

«El arte debe consolar a los perturbados y perturbar a los cómodos»

Banksy

Es por eso que leer la frase del título “el arte debe consolar a los perturbados y perturbar a los cómodos”, probablemente te hace preguntarte en que lado del arte estás, pero es innegable que te coloca en alguno de estos. Y si no, piensa en la obra de Banksy, uno de los artistas más influyentes del siglo, según la revista Forbes.

5Rage, Flower Thrower – Banksy. (Jerusalem, 2005)

El artista se dio a conocer por sus pinturas a principios de los 2000. Cuando pintaba graffittis a mano alzada, a los 18 años, casi lo pillan en el acto, entonces decidió empezar a pintar con plantillas, que ayudarían a mantener el anonimato.

Su obra influenciada por el francés Blak Le Rat, corrientes situacionistas y la cultura pop. Entre sus temas predomina la crítica política, social y cultural a Occidente.

Banksy, es un fenómeno más grande que lo llamado “arte” por la burguesía. Es polémico y provocador y usa las calles para compartir mensajes que se oponen a la hipocresía, corrupción y doble moral que el sistema ha instaurado.

Durante más de 20 años, Banksy ha impactado al mundo, fuera de la industria del arte, con obras efímeras que aparecieron en diferentes partes del mundo. Hoy hablaremos de 4 diferentes:

Illegal
Illegal (2011, Fitzrovia – Londres)

“Si el grafiti cambiara algo, sería ilegal.” Inspirado por la frase de la anarquista y activista política ruso-canadiense Emma Goldman: “Si el voto cambiara algo, lo harían ilegal”.

Al parecer esta obra hacía referencia a la oleada de detenciones de artistas callejeros de Los Ángeles que ocurrieron en Abril de 2001, como Invader y Revok, que participaban en la entonces actual exposición del Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles.

La rata aparece en varias obras de Banksy y es típica de una pintura genuina del artista.

Niña con un globo banksy
Girl With Balloon (2002, Londres)

La obra de arte favorita de los británicos, según una encuesta realizada en 2017.

Ganó mucho reconocimiento tras lo ocurrido en 2018, cuando una réplica de la obra enmarcada en un marco victoriano se subastó por más de un millón de libras en la casa de subastas Sotheby’s.

Justo después de que el martillo golpeara el atril comenzó a auto-destruirse.

Obra de Banksy en Sothebys
Se estima que la obra duplicó su valor inmediatamente después del “performance”.

Justo el día después, Banksy publicó un vídeo con el texto «The urge to destroy is also a creative urge»(«El impulso de destruir es también un impulso creativo»), citando al artista español Pablo Picasso.

Cosette Londres 2016 banksy
Cosette (2016, Londres)

Una obra de arte muy efímera que criticaba a Europa y su doble moral.

Esta pieza que apareció en la embajada francesa de Londres, mostraba a la niña huérfana de la obra Los Miserables, con un bote de gas lacrimógeno en el suelo haciendo referencia al incidente ocurrido en Calais, con los refugiados.

Pues el artista menciona serían “los miserables” del siglo XXI. Además añadió un código QR en el cual podías ver imágenes de lo ocurrido en este incidente.

Frederick Savage in King's Lynn makeover, Great British Spraycation (2021) Banksy
Frederick Savage in King’s Lynn makeover, Great British Spraycation (2021)

El artista, también ha realizado intervenciones e “instalaciones”, como esta que forma parte de las últimas obras publicadas por el artista el pasado agosto en una serie de intervenciones llamadas “Great British Spraycation.”

A pesar de manifestar muchas veces que su postura sigue siendo la misma de cuando empezó, irónicamente, para algunos, Banksy se acabó convirtiendo en un producto capitalista. 

Pero no sería algo nuevo en la historia del arte: los hechos han mostrado que el mercado siempre acaba por absorber lo subversivo para convertirlo en un producto que se pueda vender, para que además de neutralizar un pensamiento diferente, se pueda sacar beneficios de ello.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn